Accueil

Origine et mystères des océans

Tour en solo sur l'eau

Misteriosos cetáceos



Los Cetáceos, misteriosos habitantes del mar.

Los cetáceos conforman, sin lugar a dudas, uno de los grupos de animales más fascinantes que habitan nuestro planeta. Para muchos, la ballena representa la imagen de una criatura enorme y misteriosa que vive en las profundidades del océano, pisciforme, y que pocos pueden llegar a ver en su vida. Recién hace aproximadamente cincuenta años que nuestro precario conocimiento sobre estos mamíferos tan especializados comenzó a incrementarse poco a poco dado que este tema adquirió, por estos años, una importancia que antes no tenía. Esto permitió, por un lado debelar algunos interrogantes y por el otro echar por tierra ciertas leyendas y mitos que se habían tejido en torno a estos misteriosos habitantes del mar.

A diferencia de lo que muchos piensan, los cetáceos son mamíferos y no peces, por lo que se distinguen claramente por varias características propias de los mamíferos: 

son animales de sangre caliente, con una temperatura de 36-37ºC, respiran a través de sus pulmones y paren a sus crías vivas a las que amamantan con leche secretadas por las glándulas mamarias de la madre. Sin embargo a diferencia del resto de los mamíferos que poseen el cuerpo revestido de pelos, los cetáceos presentan una piel pulida y completamente desnuda, limitándose la presencia de pelos del hocico, las que en general desaparecen a los pocos días de vida. Algunos investigadores sostienen como hipótesis la posibilidad de que dichas "sedas" e incluso su perdida, permitan que estas zonas cumplan funciones sensoriales, entre otras cosas para detectar el alimento.

Para lograr un óptimo desplazamiento en el agua los cetáceos desarrollaron una forma corpórea hidrodinámica, al mismo tiempo que la falta de pelos contribuye a eliminar la resistencia impuesta por un medio de alta densidad como lo es el medio acuático. Por otro lado, los cetáceos producen en sus células epiteliales diminutas gotas de lípidos llamadas " vacuolas lipídicas", las cuales ascienden desde las capas basales hacia la parte superior de la epidermis, haciéndola más elástica, facilitando de esta manera el desplazamiento del agua, generando un flujo de tipo "laminar".

Las ballenas y delfines sufrieron importantes modificaciones en sus miembros anteriores, los que se transformaron en aletas verdaderas (llamadas pectorales), cuyo interior presenta una estructura osea similar a la mano humana. Los miembros posteriores desaparecieron y solo permanece un vestigio óseo de la pelvis.


La aleta caudal o cola está dispuesta en forma horizontal y le permite al animal propulsarse. Dicha aleta al igual que la dorsal, no posee estructura ósea interna. En la región caudal se concentra un importante paquete muscular fuertemente insertado en la columna vertebral. Todas estas adaptaciones en conjunto hacen que los cetáceos más rápidos puedan alcanzar velocidades de hasta 70 km. por hora.

Este grupo de animales presenta una gruesa capa de grasa que cumple una doble función, que son: acumular reservas energéticas y aislar el cuerpo del medio externo. Si bien el aparato cardiocirculatorio funciona en forma similar al de los demás mamíferos, presenta una notable adaptación en lo que se refiere a la función termorregulatoria . A pesar de la capa de grasa que le provee aislamiento térmico, los cetáceos en aguas frías pueden retener el flujo sanguineo, sin que llegue a las aletas, evitando de esta manera la pérdida de calor. Por otro lado cuando se traslada en aguas cálidas, tienen la capacidad de eliminar el calor excedente por medio de una red de vasos sanguíneos dispuestos en las aletas pectorales.

Con respecto al buceo, encontramos quizas las adaptaciones fisiológicas

  más increíles que hayan sufrido estos animales. Entre otras podemos mencionar el aumento de la concentración de hemoglobina en sangre y de mioglobina en los músculos, lo que permite a los cetáceos permanecer sumergidos bajo el agua por largo tiempo. En el caso del cachalote (Physeter macrocephalus) se observan apneas de hasta 90 minutos, y el zifio nariz de botella del norte (Hyperoodon ampullatus) puede estar 120 minutos bajo el agua.

Algunos ambientes marinos y fluviales eran demasiado turbios, creando un medio de poca visibilidad, lo que hacia dificultoso la persepción de la topografía y los alimentos utilizando solo el sentido de la vista.


Es por esto que desarrollaron un sistema, paralelo al de la visión, que les permite percibir su entorno. A este sistema se lo llama sistema de "ecolocalización" o "biosonar", y es similar al radar de los murciélagos pero mucho más desarrollado, permitiendoles localizar objetos, otros animales, relieves del fondo, alimentos, etc., en aguas con baja visibilidad.

Los cetáceos se dividen en dos grandes grupos que son : los Odontocetos y los Misticetos. Los odontocetos se caracterizan por presentar dientes cónicos todos iguales con los que atrapan a sus presas, pero sin masticarlas. Este grupo esta conformado por delfines de mar y de río, orcas, cachalotes y marsopas.

Los misticetos carecen de dientes y poseen en su lugar "barbas"que son laminas de queratinas que cuelgan de la mandibula superior. Las mismas tienen la función de filtrar el agua y retener el alimento.

En la actualidad son numerosos los problemas ambientales y las especies en peligro. Los cetáceos no escapan a esta realidad, haciéndose sumamente necesario aumentar los esfuerzos de investigación y conservación de los mismos en procura de preservar este maravilloso patrimonio natural.

Por An. Ecólogo J. Cristián De Haro

Fundación Cethus

 

Les photos de cette page appartiennent à la fondation argentine CETHUS qui en a donné l'autorisation d'exploitation

Pour partir à la découverte des cétacés, cliquez sur les dauphins,

 Si vous voulez la traduction française de l'article, cliquez ici